jueves, 27 de octubre de 2011

DEPRECIACIÓN DE LA DEUDA ESPAÑOLA Y RECAPITALIZACIÓN DE LA BANCA: CASTIGO U OPORTUNIDAD.

DEPRECIACIÓN DE LA DEUDA ESPAÑOLA Y RECAPITALIZACIÓN DE LA BANCA:  CASTIGO U OPORTUNIDAD.
Ayer tuvimos la noticia de que nuestros socios europeos nos han puesto a los españoles la etiqueta de “sospechosos de impago”. Nuestra banca necesita capitalizarse al menos en 25.000 mll.de euros y han depreciado temporalmente nuestra deuda  un 2%.
 Hoy todos los periódicos, TV y emisoras de radio parece que asisten a un funeral . -Typical spanish- siempre vemos la botella medio vacía en lugar de verla medio llena.
Lo que los analistas europeos ven y nuestros políticos parece que siguen sin querer   ver, es que España necesita reformas estructurales importantes ( referencia a nuestro análisis de agosto 2011) y lo que están haciendo es forzar la maquinaria para obligar al gobierno español  de turno a dirigir a nuestra sociedad por el camino de estos cambios.  Que es necesaria una reforma laboral importante, una reforma educativa profunda,  una reforma en la estructura organizativa del Estado y mejorar nuestro sistema financiero.
El hecho de que hayan establecido la depreciación en un 2% es muy significativo mas que por lo práctico de la cuestión por el fondo del asunto. Es un marcaje. Un etiquetado. Una estigmatización temporal que hay que leer en clave de oportunidad: Si verdaderamente estuviéramos necesitados de ayudas serias,  el porcentaje sería mucho mayor y así creo que lo van a entender los mercados.
Lo que nos dicen es que creen en España, que creen que nuestro país tiene capacidad suficiente para generar soluciones  propias que iguale nuestra  economía a las del resto de los países europeos, que somos capaces de generar empleo y de incentivar nuestros mercados  y que con la ejecución de estas reformas volveremos a la situación normal en los países desarrollados (hay que recordar que aunque la situación financiera en Europa y EEUU es complicada,  nuestros parámetros y en especial el empleo, sufre una enorme desviación respecto a los de nuestros socios europeos)
Los españoles tenemos que cambiar nuestros esquemas económicos: el todo vale tiene que tocar a su fin. Tenemos que planificar mejor nuestra economía. Exigir a nuestros políticos que ofrezcan soluciones válidas, rentables y eficaces con un absoluto control presupuestario y transparencia, eliminado las duplicidades administrativas y de gestión y evitando el despilfarro, reduciendo el gasto al mínimo imprescindible y aplicando recursos a las inversiones necesarias.
Nuestra banca no es mas culpable de la situación actual que el resto de ciudadanos y que nuestros políticos ( referencia a  nuestro análisis del 16/oct)
 Como consumidores tenemos que entender qué significa gasto y qué inversión y aplicar estos conceptos a todas las facetas familiares. Entender cuál es nuestra capacidad de renta y ajustarnos a ella. Seguimos teniendo un gravísimo problema económico que es la vivienda y el enorme endeudamiento relativo a ella, pero con las medidas necesarias, también es posible resolverlo.
Dichas medidas globales pasan sobre todo por el incentivo de la economía y por la reactivación del mercado de trabajo junto con las reformas financieras necesarias.      Pero para aquéllos casos de verdadero impago necesario, las medidas  individuales tendrían que acercarse a la dación en pago y a la suspensión temporal de la amortización pagando solamente el interés de la deuda, interés que se descontará de los vencimientos futuros amortizados.
La dación en pago de la deuda hipotecaria que muchos ciudadanos piden, no sería equilibrada salvo que se dieran las condiciones adecuadas. Dichas condiciones serían aquéllas en las que aplicado sobre el valor de tasación el mismo porcentaje utilizado para la constitución de la hipoteca, éste superase  el valor de la deuda así como los gastos de transferencia del inmueble y los intereses de al menos de 1 año desde la entrega de la vivienda, tiempo estimado para la recolocación en el mercado de la misma.
Por consiguiente, no consideremos las medidas adoptadas por nuestros socios europeos como un castigo, sino como un proceso de aprendizaje y de oportunidad.  Tenemos unas elecciones generales muy próximas y hay que acudir a votar, si tenemos clara la opción política apoyarla, y si no, votar en blanco, pero es necesario que todos acudamos a votar y expresar democráticamente nuestra opinión. En nuestra mano está.

Jesús María González-Prieto
facebook.com/socioliberales 
www.socioliberales.blogspot.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar en el pensamiento socioliberal. Envíanos tu perfil de debate a iniciativas@socioliberales.com para que participes abiertamente y sin censura de manera pública en nuestro blog.