miércoles, 6 de febrero de 2013

LAS NUEVAS MEDIDAS CONTRA EL DESEMPLEO

Las recientes medidas contra el desempleo que propone el gobierno español,  encauzan por primera vez en parte un acierto en el camino a seguir, si bien continúan en la otra parte por el camino erróneo.
De nuevo  vuelven a vincular el carácter indefinido con subvención o bonificación, sin darse cuenta que las nuevas necesidades empresariales y de la sociedad moderna han de vincular el carácter indefinido  a la confianza del empresario en el negocio.  El Estado no puede  “comprar con carácter general ” contratos indefinidos, sino que ha de crear las condiciones adecuadas para que  la sociedad, de manera general y objetiva, disponga de ellos bajo los principios de calidad, productividad  y sostenibilidad, limitando la compra puntual del carácter indefinido para sectores concretos y durante una duración limitada.
El empresario piensa que si su negocio va bien, no importa hacer contratos indefinidos desde el inicio, siempre que el sistema le permita soltar lastre cuando las cosas se pongan feas. La confianza del empresario, además de depender de su buen hacer, depende mucho de la financiación y de la evolución del mercado. En consecuencia, si no se arregla el problema de la financiación ajena,  que sigue sin estar arreglado, no va a inspirar confianza y por tanto no se van a hacer las inversiones necesarias en sistemas productivos que demanden más mano de obra especializada.
Por otro lado, esta carencia  de mano de obra especializada sigue sin ser atacada. No se invierte en formación ni se crean las condiciones adecuadas para que la formación prime sobre la inmediatez. El actual contrato para la formación  tiene poco de formación  y mucho de eliminación de listas de desempleo. Es decir, pan para hoy y hambre para mañana. Seguimos sin crear las condiciones adecuadas para solucionar el problema del medio y largo plazo: la formación que es a su vez y a la postre, parte de la solución.
Es un acierto el que se suspenda la prestación por desempleo durante la aventura empresarial y si ésta sale mal, se pueda recuperar el cobro de la prestación.
Nos parece también un acierto la eliminación de la cotización de un contrato a tiempo parcial a un desempleado, aunque sea mediante el contrato de formación descrito.
El resto, va vinculado a reducciones y bonificaciones que nos cuestan dinero a todos.
Mejor hubiera sido la actuación en tres frentes:
1º-Una profunda reforma laboral en el sentido de que las indemnizaciones por cese estén sujetas no al contrato laboral sino a la cualidad social del trabajador, tal como expusimos en este blog en otras ocasiones y recogíamos en la propuesta que presentamos en su día al Ministerio de Trabajo (con escaso éxito por cierto).
2º-.Una verdadera apuesta por la formación de calidad.
3º-Y resolver de una vez el problema de la financiación de la banca ( otro de los grandes errores de este gobierno).
                        iniciativas@socioliberales.com  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar en el pensamiento socioliberal. Envíanos tu perfil de debate a iniciativas@socioliberales.com para que participes abiertamente y sin censura de manera pública en nuestro blog.